Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

martes, 23 de febrero de 2016

La portada de "Sitra Ahra" censurada en Facebook

Ayer por la noche, inmerso como estoy en la promoción de mi nueva antología de relatos de Terror, “Sitra Ahra”, me dediqué a confeccionar uno de esos anuncios por pago en Facebook, para que mi publicación tenga un mayor alcance de potenciales lectores.
Esta herramienta de la red social le he utilizado varias veces, y la verdad es que se nota que sí llegas a más gente.
Como decía: ayer hago un anuncio, al cual añado la portada de Sitra Ahra, esa maravilla que mi compañera de armas, María Pizarro, se curró a golpe de pincel, no siendo pocas las machas de pintura las que sufrió en tan loable trabajo.
Antes de acostarme, dejé el asunto en manos de los señores de Facebook, para que valorasen el anuncio, así que me fui a dormir tan tranquilo.

Esta mañana, al abrir Facebook, me encuentro con una notificación que jamás había visto. No recuerdo muy bien qué rezaba, pero era algo negativo sobre mi anuncio. “¿Qué cojones pasa ahora?”, me pregunté ingenuo. La respuesta, sencilla: No se aprueba mi publicación por contenido sexual.
Alucino... miro la fecha en el ordenador... Sí, joder, me repito una y otra vez, estamos en 2016. Claro, tanto Ministerio del Tiempo debe haber trastocado, pero no. Os lo juro, esta mañana estábamos en 2016.

Portada original del libro, que podéis comprar en AMAZON y en LEKTU.

Como no es la primera vez que sufro la censura (sí la primera en Facebook), me animo a hacer partícipes a mis amigos y seguidores facebookeros del suceso, a lo que las muestras de apoyo, tanto a mí como a María, no se hacen esperar (agradecido quedo, por supuesto). Ella misma lo puede testificar, y es que siempre miramos que la portada fuera sugerente, pero nunca provocativa o que pudiese herir el sentimiento de nadie. Otra cosa es lo que hay dentro, los escritos, alguno de los cuales reconozco que son brutales y dignos de la tijera; por suerte eso no lo miran los censores de Facebook.
Y es que hablamos de una ilustración que no ha tenido problemas ni en Amazon ni en Lektu, las plataformas donde se está vendiendo. Curioso.

Captura de pantalla con el mensaje inquisidor.

Todo esto, cuando uno ya está más que cansado de ver fotos de masacres humanas y animales en esta misma red social, no hace más que replantearme si nos estamos volviendo gilipollas o es algo peor.
He visto otro tipo de censuras en Facebook, siempre atacando el carácter sexual de algunas fotos, y digo algunas, porque se puede humillar a quien sea mientras no se vea una teta (femenina, eso sí) o un culo. Vamos, que todos hemos visto cómo se han censurado obras de arte de más de mil años sólo porque un pezón intrépido ha dicho “Aquí estoy”.

Fuera ya de lo que es Facebook y sus bobadas yankis, que por desgracia han traspasado fronteras, es triste ver cómo algo tan natural como el cuerpo humano es repudiado, escondido, y censurado. Tenemos ejemplos tan recientes como la visita a Roma del presidente de Irán (creo que era) y el show de las cajas tapando esculturas que son más respetables y valiosas que cualquier político o religioso (practique la doctrina que practique). Habrán mil ejemplos más, pero no quiero extenderme más de lo necesario, porque se me pueden calentar los dedos y empezar a cagarme en la puta madre de muchos, y como pretendo ser un tipo civilizado y un escritor medianamente serio, lo dejaré aquí. Ahora, eso sí, para que vea mi buena fe y que mi intención, y la de María, a la hora de confeccionar la portada, he preparado unas alternativas, menos ofensivas y más acorde a la cultura popular que tanto debemos cuidar y mantener, para que nuestros descendientes recuerden siempre que somos un pueblo como deber ser, fiel a sus tradiciones y protector de una moral exquisita.

Esta es la primera opción que valoré para evitar la censura.

Luego pensé en imitar el ejemplo romano, que parece que tiene buena aceptación.

 Pero puede que algo más castizo y nuestro sea lo acertado... ¿Me ayudáis a elegir la más adecuada?

Así, pues, esta es mi experiencia. Me gustaría que comentaseis vuestra opinión o experiencia y que compartáis esta entrada, a ver si la gente se conciencia un poco de que estamos perdiendo el norte como sociedad.

Un saludo.

8 comentarios:

  1. Pues va a ser que desgraciadamente la última seguro que no te la echaban para atrás, con mucho gusto comparto tu mala experiencia, esperemos que ésta sin razón acabe alguna vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente tienes razón. Gracias por tus palabras y por compartir.

      Eliminar
  2. Vaya tela, comparto David, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues la verdad es que me parece de pena cuando hoy sin ir más lejos una agregada a mi Facebook ha subido una foto de una mujer completamente desnudando y enseñando su sexo con la pierna levantada. ¿Aquí no hay censura?

    ResponderEliminar
  4. Me parece vergonzoso poner la imágen de un árbol desnudo.
    Lo menos lleva mil años sin regar.

    ResponderEliminar