Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

jueves, 28 de febrero de 2013

La sangre del pasado

El día de Andalucía, que para mí tiene un significado especial, ha terminado. Cuando era niño no comprendía lo que mi padre sentía por su tierra. A estas alturas, habiendo vivido más años de los que él vivió, sigo sin comprender la magia que en sus ojos veía. Aún y así, no pierdo la esperanza.

La sangre del pasado

Había algo que calentaba su vida, algo que no lograba comprender pero que siempre lo mantuvo lejos del frío; un sentimiento fuertemente arraigado en el rojo de sus venas, navegado a través de sus días con el estandarte verde y blanco orgulloso de ser sacudido por los vientos rugientes del destino, pues jamás olvidó el pasado que otros vivieron por él.

De la tierra que lo vio nacer, el sol quedó para siempre en el reflejo de su mirada, y allá donde iba, su voz cantaba con fuerza las canciones que de ella heredó.

Al pie del acantilado, sin lamentos por los que sufrir, aceptando el destino con la sonrisa con la que siempre nos conquistó, habló con el viento buscando la senda del Sur. La arena del tiempo había ocultado aquel camino, aunque él jamás lo olvidó. Nada pudo borrar aquel recuerdo, el de su amada tierra bajo la luna, de altivos olivos y un mar lleno de esplendor.

De aquella sangre que murió lejos de su hogar, nací al abrigo del otoño, ignorando la grandeza que hace latir mi corazón.

Es triste no sentir aquella brisa como él lo hacía, ni mirar al horizonte con la sonrisa con la que recibía al sol, un sol que él siempre supo que salía por el sur para terminar poniéndose por Antequera, aquella tierra que jamás he podido soñar.

Y aunque he llegado a pisar sus campos y montañas, sus ciudades y su mar, no he comprendido la grandeza de su sangre, la que grita victoriosa, verde y blanca… La que corrió por sus venas… la misma que hierve en las mías.


No hay comentarios:

Publicar un comentario