Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

lunes, 21 de enero de 2013

El lienzo de Lucifer



-¿Por qué lloras?
-Me siento sola.
-¿Y te importa?
-Él sólo me quiere para dominarme, pero él es mi igual. No tiene ningún derecho sobre mí. Por eso ahora me evita y ya no quiere hablar conmigo.
-El hijo es ingrato si el padre también lo es.
-Pero Dios es bondad, es la Luz, el Amor, la esencia de este lugar.
-El Edén no es más que la ilusión que necesita para dominar el universo. Si coges un espacio infinito y señalas un lugar proclamando que ese es su centro, los ignorantes y los ciegos creerán ver allí la luz.
-Él es mi padre, debería obedecer para no provocar su ira, pero no deseo someterme a mi igual. Aunque me da miedo el silencio de la soledad.
-¿Quieres saber qué hago esperando en medio del silencio que guardan las estrellas, allá, en lo alto, lejos de las miradas de los ángeles dichosos?
-No puedo imaginar el motivo por el que escondes tu luz, y menos saber qué esperas.
-Espero el momento adecuado.
-¿Para qué?
-Para saber qué va a pasar después.
-No lo entiendo. ¿Después de cuándo?
-Desde que el Tiempo comenzó a respirar, todo sucede sin previo aviso, por inercia, inevitable, serpenteando entre las energías que dominan el Universo. Por eso no siempre es necesario golpear la piedra para convertirla en polvo. Esperar te da una mejor perspectiva de lo que viene, pues preocuparse por el futuro o centrar nuestros sentidos en un sueño, tan sólo consigue hacernos perder de vista el camino.
-¿Qué debo hacer entonces? ¿Someterme y esperar?
-Mi pequeña Lilith, que el vacío que hay en tu corazón no gobierne tus sentimientos. Dibuja todas las líneas de que deberá seguir tu destino, pues el Cielo no es la meta. Es el lienzo donde pintar nuestras vidas para que todos puedan observarlas y tomen inspiración de nuestros actos, y así logren a su vez seguir nuestras pisadas.
-Mi deseo es ser libre, demostrar que soy su igual, pues también fui creada por la mano de Dios, nacida del barro.
-Entonces sé libre, vive libre, respira tu propio aire y brilla con tu propio fuego. No lo sueñes, hazlo, dibuja todas las vidas que quieres vivir.
-Oh, buen Lucifer, tus palabras siempre calientan mi corazón. Ya que Adán vive su vida, que tome su comida, duerma bajo sus estrellas y sueñe sus sueños, que yo ya no volveré a someterme a ninguna otra voluntad que no sea la mía. Si he de vivir o morir, que sea por mi mano.
-Escucho tus palabras sabiendo que volveremos a vernos, mi pequeña.
-Claro que volveremos a vernos. Tú eres el Primero.
-Pero no siempre lo seré. El cuadro donde pinté mi destino ya está terminado. Pronto la rueda comenzará a girar movida por Su ira. Toma pues este fruto dorado. Contiene el conocimiento que te permitirá pintar tu destino a través de los milenios, pues pronto terminará esta era y un nuevo mundo se abrirá bajo vuestros pies.


No hay comentarios:

Publicar un comentario