Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

jueves, 13 de diciembre de 2012

Bailando en las estrellas



El viento canta su melodía invernal, esparciendo complejas palabras que me envuelven bajo su manto estrellado, donde destellos sonrientes y fugaces dibujan constelaciones en constante expansión.
Viajo por el universo regalando mi energía, volviendo a lugares que una vez pisé, hablando con mis ancestros, jugando con el niño que fui, saltando y gritando lleno de júbilo. Ellos me observan partir, sabiendo que volveré, sin temor en mi mirada, sin nada que reprochar al Destino, ni a la vida ni a la muerte.
Regreso al frío, que me busca para el baile incesante de la reencarnación. Sobre la nieve nuestras huellas perduran si sabes mirar, pues todo lo pasado tiene su eco en la historia, todos los libros que se han escrito hablan de nosotros, de una manera u otra.
Bailamos y bailamos, agarrados y sonrientes, la Dama Blanca y yo, desterrando las tinieblas, que no pueden apartar la mirada de tan bella perfección.
Comprendimos hace tiempo que su mirada y la mía nacieron para amarse, para dar la vida cuando todo esté perdido, cuando las fuerzas escaseen y las lágrimas confundan incluso a las mentes más brillantes. Mi dama y yo os mostraremos este baile de pasos seguros y gestos gráciles, al son de una melodía que todos conocemos y pronto recordaréis.
Saltad al escenario y cantad con nosotros, bailad con vuestro amor, haced brillar las estrellas que una vez cayeron, iluminad lo oscuro de las almas, y que los hilos de plata sirvan para tejer el entramado que dé cabida a los sueños que nunca llegaron a nacer.



6 comentarios:

  1. Una vez más, bestial!!! Gracias por este regalo matutino maestro :D Un besote!

    ResponderEliminar
  2. los compases de la la vida y la muerte, que grata melodía, especial para tu escrito :)

    ResponderEliminar
  3. Escribes textos capaces de envolverte en su aura, hasta el punto de sentirte parte de la ambientación del relato. Eso amigo mío solo está al alcance de los mejores.

    ResponderEliminar