Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

lunes, 18 de junio de 2012

La agonía de Aquiles

Aquí, tras los muros de mi amada Ilión, recordando aquellos tiempos en los que todavía luchaba por el honor y la gloria, sentado a estas horas de la madrugada, temiendo que la luz de la mañana aparezca entre las montañas, espero.
No hay señal alguna; eso está bien, todo sigue su curso.
Dejé las flechas volar, dentro del viento, como mensajes lanzados por cuervos ansiosos de carne muerta, sintiendo cada una de ellas penetrar y desgarrar mi cuerpo orgulloso; en pie, así me puede encontrar cualquiera que me vea, ignorando las heridas, rabioso antes los acontecimientos, sin bajar la mirada, arrogante avalado por el valor demostrado. Incluso en estos tiempos de dudas, todo está claro: hay que recuperar aquella fuerza flamígera y arder más fuerte y más alto que nunca, solventar a golpe de firme voluntad las dificultades de esta nueva era.
Nunca fui un niño que buscase la mano de su madre. Mickey  Mouse hace tiempo que murió y estandartes rojos y negros golpean furiosos el gélido viento que purifica esta noche la piedra de estos impenetrables muros.
Derrotar este sistema que nos atrapa, decapitar a este Aquiles de la era moderna, no es un sueño, no es una utopía, será la prueba irrefutable de que la voluntad de los hombres puede más que la herrrumbrosa maquinaria del futuro que nos han deparado.

Zeus dispondrá.



2 comentarios:

  1. Con lo fácil que lo tenemos, una simple flecha envenenada en su talón, con el veneno que más daño le puede hacer a este Aquiles de la era moderna: la honradez.
    ¡Muy bueno, David!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que esta muralla no aguatará mucho. Caballos de madera hay demasiados ya... demasiados.
      Gracias por el comentario, amigo.

      Eliminar