Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

viernes, 27 de abril de 2012

En las alas de la soledad

Mirar antiguas fotos siempre despierta viejos recuerdos. Sonreimos al recordar alegrías efímeras y pasamos los dedos por cicatrices ya olvidadas. Después, durante un breve instante, una sombra planea ante nuestros ojos; le sigue un suspiro.
Escuchamos el eco de los años que quedaron atrás. Miramos por la ventana con la esperanza de que el Fantasma del Pasado venga a darnos un paseo... pero, esto no es un cuento de navidad.
Salvado el abismo que nos separa de esas imégenes, estrellados en el presente, con las alas rotas y la garganta ardiendo, cerramos sin esperanzas el viejo album de fotos. Mala costumbre es no valorar el presente en su justa medida, cualquier tiempo pasado fue mejor, pero en unos años, meses tal vez, el Ahora será el Antes, justo en el momento en que el Luego esté a punto de pasar. Hacer girar la espiral sin ser conscientes de que nosotros somos la punta y no el centro, eso es lo que nos lleva a caer mareados sobre una tierra regada con lágrimas, sudor, sangre y esperanzas que habremos olvidado.
Los grandes momentos de mi vida se resumen a estas alturas de mi existencia en un fajo de fotos. El recuerdo desaparecerá conmigo... conmigo y con todos aquellos que, por un instante de sus vidas, se acercaron a mi, frente a un objetivo, y sonrieron por unos segundos. ¿Por qué son tan importantes las fotografías cuando uno se abraza a alguien? No lo sé, quizá espera que éste no le olvide, que sepa en el futuro que una vez fueron amigos, hermanos, novios, almas encontradas en la inmensidad del mundo. Posamos para no ser olvidados, para no caer en la soledad del futuro, del tiempo que aún nos queda por vivir y del que no sabemos nada, si estaremos aquí o allí, si seremos esto o aquello... si una mano agarrará la nuestra cuando la madeja se termine o cerraremos los ojos bajo la soledad, fría y silenciosa.
Aún soy consciente de todos los que una vez me acompañaron. Disfruto cuanto puedo de los que ahora caminan conmigo y, sinceramente, espero veros a todos vosotros cuando ya no deba deambular más por esta tierra.
Sobretodo sonreid, amigos, hermanos, amada mía, pues en este marco deprimente que es el paso del tiempo, vuestra imagen junto a la mía siempre quedará en mis retinas, en mi corazón.

4 comentarios:

  1. Bestial :_) gracias por alegrarme la mañana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Hay que tener siempre a la gente que te aprecia cerca, y de vez en cuando no está demás un pequeño homenaje.

      Eliminar
  2. Muy bonito, lo comparto!

    ResponderEliminar